in

Chica Asombrosa, Pero Nunca Tanto

Isla con palmeras

Un joven despues de mucho tiempo había decidido pasar unas vacaciones. para lo cual habia comprado un viaje para un crucero por el Caribe.

Ya estando en el crucero después de unos días logró tranquilizarse y olvidarse del trabajo. Pero no le duró mucho el relajo ya que un tremendo huracán sucumbió el barco como si fuera cualquier jugete y lo hundió.

Después de unas horas vino la calma y con tan sólo un salvavidas encima logró llegar hasta una hermosa isla llena de palmeras y plátanos. Ahí estuvo por mucho tiempo, podríamos decir meses.

Ya había perdido toda esperanza de ser rescatado. Un día llegó hasta él en una pequeña balsa, un chica hermosa y le dijo:

— Hola yo vivo del otro lado de la isla, no me digas que tú también venías en el crucero.

El Ingeniero le contesta:

— Sí, pero dime como has hecho para conseguir esa balsa.

— Bueno extraje el látex de algunas plantas y con árboles de eucalipto logré construir esto.

El hombre asombrado le dice:

— Pero que herramientas usaste?

Ella le dice:

— Fíjate que encontré unas rocas muy raras que al ponerlas al fuego producen un metal muy moldeable y que se puuede trabajar muy fácilmente, así es como conseguí las herramientas, pero dime dónde vives no veo nada por aquí que pueda protegerte.

El hombre le dice:

— Aquí la he pasado debajo de estas palmeras por todo este tiempo.

Ella le dice:

— Ven te invito a mi choza.

El hombre todavía asombrado accedio. Sin decir nada el hombre se dejó conducir hasta una hermosa choza. Ella le dice:

— Gustas tomar algo?.

El le dice:

— No gracias, si tomo más agua de coco, creo que voy a vomitar.

Ella le dice:

— No, mira he logrado construir un pequeño sistema de destilación, así que podremos tomar autenticas piñas coladas.

El le contesta:

— Bueno está bien.

La mujer le pregunta, mientras este se toma su refresco:

— Siempre has usado tu barba así de larga.

— No yo siempre había sido limpio y me rasuraba a diario.

— Mira pasa al baño y báñate y allí hay con que te puedes afeitar.

El hombre no salía de su asombro al tiempo que veía aquel artefacto hecho con huesos y un pedazo de concha muy filoso, pero también pensaba en el agua caliente que salía por el pequeño orificio que estaba en la pared. Salió del baño y siguió tomando su refresco, la mujer le dice:

— Ahorita regreso me voy a poner un poco más cómoda.

Salió con una hermosa bata hecha de palmeras. Ella le dice:

— Oye, después de tanto tiempo no te gustaría hacer algo que no has hecho en estos meses y que tanto nos gusta a los hombres y a las mujeres.

El, intrigado y aún con más asombro le dice:

NO ME DIGAS QUE HAS INVENTADO UNA FORMA DE REVISAR EL FACEBOOK!!

Deja una respuesta

GIPHY App Key not set. Please check settings