in

Chistes Sobre El Señor de los Anillos

Icono - Flecha

Muchos chistes sobre El Señor de los Anillos, Gran recopilacion de los mejores chistes cortos sobre la pelicula El Señor de los Anillos:

Primer acto: Sale Gimli diciendo muchas groserías.

Segundo acto: Sale otra vez Gimli diciendo más groserías.

¿Cómo se llama el libro?

Vulgarcito.

Icono - Flecha Aragorn en la fortaleza de Helm mirando una nube de polvo que se aproximaba, le pregunta a Legolas:

– ¿Qué ves, mi buen amigo?

– Se aproximan 1001 guerreros…

– ¿¿Cómo puede ser que tan rápido puedas contarlos??

– Es fácil, viene uno adelante y como mil atrás…

Mientras Aragorn vigila desde el Muro del Bajo, en el Abismo de Helm, ve muy a lo lejos una gran polvareda. Como no alcanza a distinguir nada se dirige a Legolas:

– Legolas, amigo, tú que tienes los penetrantes ojos de la Hermosa Gente, dime: ¿qué ves bajo aquella polvareda?

– Veo un ejército, un gran ejército de Hombres – respondió Legolas.

– Pero, ¿son amigos o enemigos? – pregunto Aragorn preocupado.

– Amigos, amigos – dijo Legolas.

– Pues entonces que abran las Grandes Puertas, y démosles una cálida bienvenida, pues toda ayuda es bien recibida – dijo Aragorn.

Al poco tiempo un ejército de diez mil Orientales se plantan ante las murallas y sólo tras una terrible lucha son rechazados.

– Elfo cegato – dijo Aragorn-, ¿no dijiste que eran amigos?

– Pues claro que eran amigos, ¿no viste que venían todos juntos?

Icono - Flecha Esta es la historia de un rohir que fue apresado por los orcos.

El Gran Jefe Orco le dijo que podía elegir entre tres tipos de tortura, que durarían hasta el fin de sus días.

El hombre fue conducido por el Gran Jefe a la primera sala de torturas, donde un enano estaba siendo azotado con cadenas.

«Paso al siguiente», dijo el rohir.

En la siguiente sala, un elfo estaba colgado de los brazos y lo estaban azotando con un látigo con puntas de hierro. El hombre dijo que no con la cabeza.

Finalmente, pasaron a la última sala, donde otro hombre estaba atado a la pared, totalmente desnudo.

Una mujer elfa escultural le estaba prácticando sexo oral. El rohir dice:

«Sí, sí, me quedo con esta».

El Gran Orco le preguntó:

«¿Estás seguro? Te recuerdo que esto durará toda tu vida».

«Sí, estoy seguro.»

«Bueno», acepta el Gran Orco encogiéndose de hombros.

El Orco caminó hasta donde estaba la hermosa elfa, le tocó el hombro y le dijo:

«Ya llegó tu reemplazo».

Icono - Flecha Tres Elfos, los mejores contadores de chistes e historias de Rivendel, se juntan en el salón del fuego y comienzan a contarce chistes entre ellos; pero como sabían tantos los habían numerado para no repetirlos, y entonces solo con decir el

número ya los otros sabían de cual hablaban.

– «¡El 39!», y todos se descojonan de la risa.

– «¿Y que me decís del 5467?

– ¡Muy bueno, muy bueno, para, para que me lo hago encima!» (Sí, amigos, en esto consiste la gracia y pureza élfica 🙂 ).

Y esto que uno dice:

– «El que es bueno es el 345, ¿eh?».

Los otros dos se le quedan mirando, sin reirse, y el que ha contado el chiste les pregunta, extrañado:

– «¡Pero bueno! Si este chiste es muy bueno…»

A lo que le responden:

«Sí, si bueno si que es, lo que pasa es que tú no sabes contarlo».

Deja una respuesta

GIPHY App Key not set. Please check settings